Rincones olvidados

By Pilar Perez Baz

Posted by Pilar | diciembre - 10 - 2013 | 4 Comments

file0001647341452

El frió que se pegaba en mi nariz y atormentaba mis manos, no podía competir con la ilusión que embriagaba todo mi ser…

¡Primer sábado de diciembre!

¡Ya huele a Navidad! Huele a campo y a monte, a imaginación y melancolía…huele a la humedad del verde musgo ¡Huele a fantasía!

los gritos que torturaban los oídos de mi padre iban vestidos con un manto blanco que desaparecía a los pocos segundos de estrenarse.

-¡Papa! ¡Encontré una piedra plana!

Ahora creo que está prohibido recoger musgo del campo pero en los años de mi niñez era una tradición que no debía faltar. Eran épocas en las que aún no existía el musgo artificial y los nacimientos se decoraban con lo que la naturaleza y nuestro ingenio nos regalaba.

Eran muchas las cosas que teníamos que encontrar ese día en el campo. Para el nacimiento necesitábamos musgo y tierra para cubrir una gran mesa, unas piedras pequeñas y blancas para rodear el río, una roca para hacer la montaña, cepas para diseñar el portal y paja para los establos. Para el árbol de Navidad una ramita de pino y para los centros de mesa piñas que después pintaríamos de plata y oro.

La escarcha que enjoyaba las ramas de los árboles hacían del paisaje una encantadora estampa navideña. Pero el deshielo que producía la temperatura del mediodía, y el susto que me sorprendía por su inesperado desprendimiento, me hacía creer en cuentos de fantasmas.
Las roderas que los tractores habían imprimido en los caminos me hacían tropezar constantemente y mi hermana se reía sin disimulo mientras me señalaba otro nuevo bache en el camino.

Cuando la mañana comenzó a levantar su transparente visillo blanco, nuestra recolecta navideña ya casi había concluido, pero las ganas de un buen caldo casero nos terminó por convencer de que la vuelta a casa era muy necesaria.

Ya en casa todo eran risas y griterío narrándole a mi madre las muchas anécdotas que nos habían surgido esa mañana.

Me picaban las manos de frío y las orejas ahora me ardían con el contacto del calor del hogar.
La olla que nos llamaba con sus gritos siseantes, era retirada del fogón con un hábil y certero movimiento de mi madre, y mientras nos lavábamos las manos mi hermana y yo discutíamos sobre el destino del arbolito.

Me tocaba poner la mesa, así que ese día me perdí como mis padres sacaban de un altillo las cajas que contenían los preciados adornos navideños.

La purpurina que desprendían esas cajas quedó flotando en el ambiente y cuando asomaron las dos cabecitas por la cocina llevaban impregnadas buena parte de estos brillos en sus rostros.
-Ya tenemos listas dos figuritas navideñas -Pensé mientras ponía el salvamanteles en medio de la mesa.
La sensación de tranquilidad y de que las buenas costumbres perduraran siempre en el tiempo han vuelto hoy a mi memoria, y este recuerdo, el recuerdo de las navidades pasadas, me hace añorar los días en los que un plato humeante de caldo casero fue aderezado con sonrisas de purpurina.
@ PilarPerezBaz

 

 

 

4 Responses so far.

  1. Montse dice:

    Qué maravilla, como siempre. Has traido la magia de la Navidad, los recuerdos de la infancia, ese tiempo que es el tesoro que nos acompaña siempre, toda la vida. Los olores, sabores, todas las sensaciones que se nos quedan grabadas y que nos mantienen en pie tantas veces, cuando parece que todo se resquebraja pero seguimos sintiendo y buscando esa magia con la que se envuelven nuestros recuerdos, ese don que tienes tú para despertárnoslos a todos y traérnoslos al encuentro. Muchas gracias Pilar por estos bellos momentos.

    • Pilar dice:

      Bello es el comentario que acabas de regalarnos Montse. ¡¡¡¡Mi preciosa Montse!!!!
      Gracias por esta visita y por dejar tu entrañable comentario.
      Mil besos.

  2. María González-Calatayud dice:

    ¡Qué hermosos recuerdos! ¡Y qué Navidades tan bellas, entrañables, hogareñas y familiares! Gracias por compartirlas con nosotros y regalarnos un trocito de tu Navidad. Te deseo que este año pases una fiestas super felices con tus seres queridos y que el 2014 sea también un año mágico, lleno de venturas. Un beso muy grande.

    • Pilar dice:

      Yo también deseo para ti todo lo mejor mi querida amiga :-) y espero poder compartir contigo buenos momentos, es lo que más me gusta, estar con la gente que quiero. Un besazooooo

Sponsors

  • Cheap reliable web hosting from WebHostingHub.com.
  • Domain name search and availability check by PCNames.com.
  • Website and logo design contests at DesignContest.net.
  • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.