Rincones olvidados

By Pilar Perez Baz

Posted by Pilar | octubre - 22 - 2013 | 2 Comments

Selva

Un cálido recuerdo mece mi corazón y las nubes que observo parece que se acercan para ofrecerme un mullido almohadón donde recostarme cómodamente con mis felices pensamientos

-¡Pilar! ¡estás en las nubes!
Totalmente cierto…habrá que bajar antes de que mis recuerdos me atrapen más de lo necesario.
Reconozco que siempre he sido muy soñadora, pero mis sueños de hoy no podrán nunca competir en fantasía con los sueños de mi infancia ¿O si?
Normalmente los sueños de un adulto son confortables pensamientos en los que anhelas perderte unos instantes cuando la vida te cierra puertas o intenta arrinconarte en un callejón sin salida.
Si a un adulto le concedieran tres deseos sin dudarlo te pediría…

Salud, dinero y amor.
Sin embargo, los sueños de la infancia son esas alocadas y rocambolescas formas de entender la vida que te hacen sentir un ser único y especial, son esos grandes deseos de vivir magníficos momentos llenos de pasión por la vida que consiguen que la imaginación tenga el poder de la sonrisa y la llave de esos “castillos en el aire”, son esa bicicleta sin frenos que antes de chocar con la pared se transforma en avioneta y te transporta a un mundo lleno de gominolas que te harán más fuerte que Popeye.
¿No recordáis alguno de vuestros sueños de la infancia?
Yo si los recuerdo, y los rememoro como si de un cómic se tratara, pero hoy sólo os voy a relatar uno de ellos, uno, que cada vez que lo recuerdo me hace llorar de risa…
¡Yo quería vivir en la selva!
Creo que esta obsesión se apoderaba de mi porqué veía demasiadas películas…
Bueno, el caso es que lo tenía todo planeado. Con las cantimploras de juguete de feria llenas de agua y transportadas en una diminuta cesta roja y blanca (nada de mochilas que eso no tenía glamour) iba a buscar la selva más cercana y vivir como Mowgli.
Tenía una pequeña navaja que me había regalado mi abuelo, que por cortar no cortaba ni el dichoso plástico del flash helado que me estaba comiendo mientras ideaba esta aventura, pues con este diminuto utensilio pretendía cortar madera y hacerme una casita en un árbol.
La casita desde luego no iba a tener muebles que me impidieran jugar… además necesitaba ese espacio porque en la vivienda iban a instalarse todo bicho viviente que me encontrara por el camino.
Habría que llevar comida, no me iba a morir de hambre, pues eso también estaba pensado, con la paga del domingo iba a ir a comprar chuches y solucionado el problema, y tampoco podía faltar un bote de leche condensada para endulzar los frutos de la selva que fueran comestibles.
No era una inconsciente, que sabía perfectamente de los peligros que podía encontrarme en la selva, pero bueno, para eso tenía a Tarzán. Se supone que Tarzán vivía en la selva y que siempre estaba dispuesto a ayudar, sólo tenía que practicar su grito de llamada y listo, así que ahí me veis subida a las piedras y gritando…

Lagrimones caen por mis mejillas cada vez que recuerdo la cara que ponía mi amiga Beatriz cuando me veía hacer semejante locura.
Llegados a este punto del relato y sin casi poder seguir escribiendo de las risotadas que me están sobreviniendo, os confesaré que este sueño no se hizo realidad porque no pude encontrar ninguna selva cercana que si no….

Seguro que vosotros tenéis vuestra selva particular ;-) ¿Os atrevéis a recordarla?

@PilarPerezBaz

2 Responses so far.

  1. ¡¡Me ha gustado mucho visitar tu “selva”!! ja ja ja
    ¡Pues sí que lo tenías bien pensado todo…, una pena no haber
    encontrado la selva de tus sueños pues hubieras sido una Jane magnifica,
    saltando de árbol en árbol!! :-D
    Yo también era muy soñadora…, ¿era he dicho? ja ja ja!!
    Y la verdad es que pase de ser detective a astronauta con las ideas muy claras también
    pero por seguir soñando y haciendo realidad algunos sueños, estos dos se quedaron en el tintero…

    • Pilar dice:

      Nunca mejor dicho…esos sueños quedaron en el tintero ;-) para que un día nos los relates haciéndonos sentir esa sonrisa Feliz :-)
      ¡Un fuerte abrazo Amaia!

Sponsors

  • Cheap reliable web hosting from WebHostingHub.com.
  • Domain name search and availability check by PCNames.com.
  • Website and logo design contests at DesignContest.net.
  • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.