Rincones olvidados

By Pilar Perez Baz

Posted by Pilar | marzo - 26 - 2013 | 22 Comments

Fantasmas

Cuando nuestros corazones entablaban una nerviosa conversación de prometedoras aventuras y las miradas se contagiaban de las risas alocadas de una curiosa, extravagante y sugerente misión, ya podían caer “chuzos de punta” que nada ni nadie iba a frenar nuestro propósito.

Cuantas carreras a través de un campo lleno de maleza, cuantas tropezones con los terrones que una tierra baldía dejaba a nuestro pies…mis amigas y yo tuvimos una casa misteriosa a la que visitar, estaba bastante lejos del pueblo y por supuesto era un lugar prohibido…prohibido…que bien resonaba esas palabra en unas cabecitas alocadas de 13 y 14 años.

Una no muy calurosa tarde de julio que habíamos ido de picnic, bueno, de picnic no, que por aquel entonces nosotras siempre lo llamábamos ir de merienda ;-) e ir de merienda era todo un ritual, no nos conformábamos con unos bocadillos cualquiera, había que llevar bastantes más víveres, comida que siempre iba de vuelta a casa porque sólo engullíamos un bocadillo cada una, pero ese “por sí acaso” siempre fue con nosotras a todas las meriendas de nuestra vida…

Os sigo contando…la intención de esta merienda no solo era una salida al campo para disfrutar de la naturaleza y de la buena compañía, no, nosotras además queríamos ir a explorar una casa que se hallaba abandonada en medio del campo, hacía ya por lo menos un siglo.

Esta casona había pertenecido al ministro Claudio Moyano, en el pueblo se oían historias fantásticas acerca de la vida de este ilustre, sobre todo habíamos escuchado narrar grandes anécdotas de las increíbles fiestas que se habían celebrado en aquel lugar.

Grandes bailes con todo el esplendor de aquella época se habían aplaudido en aquella gran casa solariega ahora reducida a una fantasmagórica casa en ruinas.

Apenas quedaba ya algo que pudiera recordar su lujoso pasado, pero nosotras con la idea loca de que aún podría existir algún objeto importante que nos lo recordara, nos arriesgamos a meternos entre la peligrosa alambrada que cercaba el terreno y caminamos raudas por una parcela inquietantemente árida con miedo a ser vistas por el guardés.

Llegamos hasta el oscuro umbral de la puerta y sólo alcanzamos a ver unas tétricas vigas que cruzaban de lado a lado lo que debió ser la entrada principal, olía a pis de gato y no se percibía nada que pudiera materializares en aquellos años majestuosos, ni un detalle por insignificante que fuera, sólo polvo y oscuridad…intentamos adentrarnos en la siguiente estancia pero una voz malhumorada llegó a nuestros oídos, y no dimos tiempo al dueño de tamaña bronca a que se presentara ante nosotras.

La gran carrera de huida hacia la alambrada fue increíblemente veloz, jamás pensé que podía correr tanto y tan deprisa, ese si que es un misterio por resolver…

En esta frenética carrera no me percaté de que había perdido mi chaqueta, la tenía atada a la cintura y ni me di cuenta de que quedó en algún lugar de la finca.

Si buscábamos fantasmas yo al menos encontré uno, y bien gordo, al tener que confesar la pérdida de esa prenda tuve que admitir también nuestra fechoría, mi castigo fue declararme culpable de intrusismo ante el guardés, mostrarle mis disculpas y pedirle por favor que me encontrara la chaqueta… Y el fantasma de esa chaqueta me persigue aún, si, no es broma, sólo tengo que encontrarme con el señor que se encargaba de cuidar la finca de Claudio Moyano o de su hijo, o que alguien de mi familia se acuerde o simplemente ver una chaqueta color verde de ochos…

¿Y tu? ¿Buscaste alguna vez fantasmas?

@PilarPérezBaz

 

 

22 Responses so far.

  1. María R. González-Calatayud dice:

    ¿Qué si buscábamos fantasmas? ¡Claro que sí! Me ha encantado esta entrada y como siempre, han venido a mi memoria recuerdos de muchos años atrás. Y en estas fechas de Semana Santa. Recuerdo que en mi casa, que era una casona antigua, había unas cámaras en la parte de arriba, donde una de las cofradías guardaba las figuras de algunos pasos representativos de la Pasión. Mis amigas y yo subíamos a verlos. Llegábamos despacito a la quejumbrosa cámara, sin hacer ruido, oliendo a polvo y a rancio, y entre la penumbra aparecían esos rostros, de malhechores judíos y de severos romanos, y gritábamos ¡AHHHHH! ¡AHHHHH! chillábamos y corríamos escaleras abajo entre gritos y sofocos, y risas descontroladas ¡Cómo nos gustaba pasar miedo! Gracias por reavivar mis recuerdos y compartir los tuyos. Un besazo.

    • Pilar dice:

      ¡Gracias a Ti María Remedios! Acabas de darme un momento maravilloso :-) He disfrutado y me reído un montón con tu relato. ¡Qué momentos más felices pasaste!
      Un recuerdo precioso…
      ¡¡¡¡Mil Besos María!!!!

  2. Josune dice:

    En todos los pueblos hay casas abandonadas con historias de fantasmas, de un hombre extraño y solitario…
    Hacía muchos años que no recordaba esos momentos y hoy, con tu post y con el comentario de María, me habéis hecho recordar que yo también fui una cría con ganas de “investigar” acercándome lo más posible a la casona abandonada de mi pueblo. Muchísimas gracias Pilar por este post. Un beso enorme.

    • Pilar dice:

      ¡Gracias a ti Josune! Esa mezcla de misterio, aventuras…aderezada con un pelín de miedo…esas sensaciones…imposible olvidar ;-) quizá permanezca oculta en un rincón de nuestra memoria un tiempo, pero siempre regresará con cualquier detalle “fantasmagórico” que nos encontremos jeje
      Un Besazo Josune.

  3. @myriamposada dice:

    Um cada vez mi sister escribe mejor, a mí me gustaba y me gusta pasar miedo jejejeje, jugabamos a las tinieblas en cualquier habitación que nos dejaran, menudos tortazos con todo oscuro jejejje,tenía esa extraña costumbre de ver las pelis de miedo en la noche y a oscuras, luego no podía dormir y como mi hermano estaba al lado en su cuarto nos tocabamos la pared en plan tranqui que estoy aquí al lao jajajaja.

  4. Esther dice:

    Ja,ja yo también buscaba casas embrujadas, fantasmas… jaja!! que recuerdos, yo era la “peque” y mi hermana y mis primos mayores me llevaban a todos los sitios a buscar hombres malos con boinas o casas encantadas.. Qué tiempos aquellos!!

    • Pilar dice:

      ¡Hombres con boinas! Es divertidisimoooo jaja que risa he pasado con ese detalle :-D Me encantaaa
      La verdad es que la imaginación que teníamos en aquellos tiempos era fantástica.
      Gracias Esher.
      Un abrazo bien fuerte.

  5. Pilar que momentos tan buenos nos hacer vivir, entre tanto post y repost tan ‘trénicos’ ‘trénicos’. Nos transportas a un mundo que no sabemos si es real o irreal, pero qué importa ¡ Nos hace vibrar, reir, llorar, asustarnos… pero sobre todo buscar en la memoria esas emociones.
    Yo no buscaba fantasmas, siempre me han dado respeto, pero recuerdo cuando en el patio de mi abuela mis hermanos y yo dábamos vueltas alrededor de el lilo. Una parte del patio estaba sin luz, la que daba a las recámaras y con el triciclo o con la bicicleta, cuando nos tocaba pasar por ahí pedaleábamos los más rápido posible para que se acabara cuanto antes ese tramo. No buscábamos fantasmas, pero ahí estaban ¡¡
    Mi abuela, mis hermanos, la niñez…
    Gracias Pilar ¡¡

    • Pilar dice:

      ¡Cristina! Jaja Me imagino ese pedaleo frenético en el lado oscuro del patio :-D ¡buenísima historia!
      Gracias por dejarnos elle bello recuerdo :-)
      Por cierto, todo lo que os cuento son historias de mi pasado. Algunas veces absurdas jeje pero auténticas :-)
      Te mando un abrazo muy fuerteeee

  6. ¡Por supuesto que buscábamos fantasmas! En un palacete abandonado en medio del parque de Can Buxeres. Tardamos AÑOS en atrevernos, y ya os podéis imaginar lo que vimos cuando por fin entramos… Nada, jajaja. Pero todas las historias que construimos alrededor de aquel palacete, todo el miedo que pasamos, no tuvo precio.

    • Pilar dice:

      Y que mezcla de sensaciones tuvisteis que pasar Marta…Algo para no olvidar..Gracias por recordar con nosotros.
      Mil besos.

  7. Recuerdo un fin de semana en casa de una compañera del colegio que vivía en el campo en San Agustín de Guadalix, que entonces parecía estar lejiiiiisimos. No se que historias estuvimos contando antes de dormir en aquella casona llena de ruidos extraños, pero se que acabamos las tres amigas durmiendo acurrucadas en la misma cama. ¡Que recuerdos tan buenos de cuando teníamos 9 o 10 años! También estuvimos cogiendo fresas y no se me olvidará en la vida el batido que nos hizo su madre con las fresas recién cogidas.
    Con tus historias, Pilar, vuelven a mi sensaciones, olores y sabores del pasado. ¡Mil gracias!

    • Pilar dice:

      Ya me imagino la cantidad de aventuras tan geniales que vivisteis ese fin de semana ;-) Inolvidables seguro.
      Gracias por recordar con nosotros Ofelia.
      Un besazo.

  8. helisulbaran dice:

    Que buen relato Pilar!
    Disfruto leyendote! Escribes de una manera muy natural, muy amena, no te leo por encima… no salto de un párrafo a otro para tener una idea.. tus post los “saboreo” los leo con gusto de catador!

    Me encantan tus aventurillas de cuando teenager! Besos! :)

    • Pilar dice:

      ¡Gracias Heli! Estoy encantada de que estés con nosotros compartiendo :-) Es lo mejor de este espacio. Un besazo grandeeeee

  9. Impresionante, es tan lindo leerte Pilar, tus recuerdos son los de todos en algún punto todos y cada uno encontramos nuestro pedacito de identificación. Adorable forma además de contar algo, bien valdría la pena organizar estos post en un lindo libro, besazo

  10. Montse dice:

    Por fin mi rato para disfrutar a lo grande con tus relatos. Qué bien escribes y cómo consigues hacernos revivir todas nuestras emociones, las de verdad, las que perduran con nosotros, ahí, en esa mezcla de recuerdos, de sueños, de ilusiones, de añoranza…Esas que nos llevan a pensar qué es esto de vivir, a preguntarnos dónde narices se esconde el tiempo y cómo consigue siempre sorprendernos. A las que nos gusta escribir, nos lleva a preguntarnos què locura es esa que nos lleva a volcarnos ahí, sobre un folio que se va llenando de nosotros, de nuestras vivencias, en el que va apareciendo el tiempo, como él quiere, en ese juego suyo que domina como nadie. Todo esto, me lo despiertan tus escritos, Pilar. Aquí me quedo, suspendida en estos recuerdos que me saben…a gloria. Muchos besos y muchas gracias por estos momentos. En ellos me quedo un rato, ahora que le he pillado al tiempo, en un despiste. ;)

  11. Pilar dice:

    Mi querida Montse, siempre consigues que este espacio lleno de recuerdos contados con el dulce sabor de la añoranza sean algo más…y es que esa sensibilidad tuya, esa creatividad…esa magia que envuelve hasta el último poro de tu piel al tocar cada una de mis palabras las ha hecho libres…
    Te preguntas que locura nos lleva a volcarnos sobre un folio y llenarlo de nosotros mismos, difícil, muy difícil respuesta, quizá sea sólo eso, una locura….o en mi caso quizá sea un incontrolable impulso por dar libertad a esos sentimientos encerrados en el olvido y hacerlos tan grandes que al sumarse con los vuestros propios cobren vida…
    Sólo alguien como tu puede pillar al tiempo en un despiste ;-) y si te lo propones llegarás hasta a atraparlo.
    Espero que mis palabras siempre rocen tus recuerdos Montse ;-)
    Yo te envío mil besos por cada una de tus bellas palabras.

  12. Isa dice:

    Despues de haber leido ayer la tremenda “fiesta del pasodoble”,por supuesto con tu invitación….asombrada me quedo ante esta otra aventura,y como bien me decias si me recuerda a mi niñez,pues creo que en todos los pueblos existe alguna casa hechizada de esas y jamas me olvidare de ver en mi niñez aquella mano negra que salia de una obra vieja que habia,y hay,en frente de casa de mi mami,……que mas decir……Gracias y sigue asi,jamas cambies,….Grande Pilar…..Muuuuaaaak…

  13. Pilar dice:

    ¡Mi preciosa Isa! Qué alegría tenerte aquí en este rinconcito de recuerdos…¡Me encanta! Gracias por tu simpática historia jaja cuando te sucedió debió ser temible ;-) pero hoy me resulta encantadora :-)
    Un Besazo grandeeeee

Sponsors

  • Cheap reliable web hosting from WebHostingHub.com.
  • Domain name search and availability check by PCNames.com.
  • Website and logo design contests at DesignContest.net.
  • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.